Envases para alimentos: Tipos, características y uso

18/02/2021

La elección del embalaje correcto para la comercialización de cada producto es una de las claves de su éxito en el mercado. Por lo tanto, antes de decidir la compra de envases de alimentos para una determinada industria, es importante conocer  cuáles existen y sus principales aplicaciones.

 

Envases de alimentos de cartón y de papel 

 

La lista de envases de cartón para alimentos que se usan habitualmente en la industria incluye:

 

  Los de papel Kraft, muy resistentes y versátiles. Se usan, entre otras cosas, como contenedores o papeles de envases desechables de alimentos como los gofres o las hamburguesas

  El papel pergamino vegetal se aplica para envolver directamente aquellos productos que son más grasos, ya que es muy resistente al aceite

  El Glassine es un papel también muy adecuado para proteger y servir alimentos que tienen una superficie aceitosa, como las tortillas. De esta manera, se evita que los clientes se manchen las manos

  El papel encerado protege la integridad de los dulces y postres, para evitar que el aire los dañe. Una de sus ventajas es que puede entrar en contacto directo con la comida, sin causar ningún daño en su superfície

  El cartón corrugado es un derivado del papel Kraft que se usa en los envases de alimentos que deben ser resistentes, rígidos y, a la vez, ligeros. Es el material más resistente de todos y ayuda, incluso, a mantener la temperatura de lo que se guarda en su interior

 

-Echa un vistazo a nuestros tipos de envases de cartón- 

 

Todos estos envases de cartón para alimentos nos ofrecen una gran ventaja:  son reciclables y biodegradables. Por lo tanto, nos ayudan a cuidar del medio ambiente.

 

Envases de plástico para alimentos 

 

Durante años,  los diferentes tipos de plástico existentes eran el material preferido para la  fabricación de envases para alimentos. La gran variedad de materiales existentes dentro de  esta categoría permite crear soluciones específicas para cada industria, lo que puede parecer a priori una gran ventaja. Pese a ello, no podemos olvidar que el plástico no es biodegrable, y necesita de un proceso de reciclaje para evitar que su eliminación afecte al medio ambiente.

 

El tereftalato de polietileno, o PET, es uno de los materiales más usados en la fabricación de envases de plástico para alimentos. Entre los que usamos más habitualmente en el día a día, no podemos dejar de destacar  las botellas para bebidas, como las de agua que adquirimos habitualmente en el supermercado.

 

Una de las ventajas más destacables para los  usuarios de estos envases para alimentos es su ligereza. Gracias a esto, nos facilitan de manera importante el transporte de bebidas y su manipulación.

 

 

Envases de vidrio para alimentos 

 

Los envases de vidrio para alimentos son los más tradicionales, sobre todo para bebidas y como tarros de conservas. Uno de sus puntos a favor es que son una eficaz barrera para evitar que los gases y el vapor de agua afecten a los alimentos.  Además, pueden semipasteurizarse si se someten a altas temperaturas. Esto ayuda a su higiene.

 

De todos modos, también debemos tener en cuenta que estos envases para alimentos son más pesados que los elaborados con el resto de materiales. Igualmente, son frágiles y no biodegradables. Pueden reciclarse, pero este proceso  supone un alto coste energético.

 

El cartón, una opción segura y eficiente 

 

Los envases de alimentos hechos con distintos tipos de cartón son una de las opciones más valoradas en la industria. Se trata de embalajes de un solo uso, que resultan fácilmente manipulables  y, por lo tanto, se adaptan a las necesidades específicas de conservación y transporte de cada producto. Además, se pueden encontrar en el mercado diversos papeles y cartones, lo que garantiza la versatilidad de estos embalajes.

 

Todavía más importante resulta el hecho que el cartón es un material reciclable y biodegradable. Por lo tanto, su uso no afecta al entorno natural.  Esto resulta especialmente en la sociedad actual, donde la ecología es muy valorada. Adoptando este tipo de embalajes, las empresas pueden cumplir con su responsabilidad social respecto a la conservación del medio ambiente. Por otro lado, también hay que tener en cuenta que los clientes valoran de manera especial su uso por este mismo motivo.

 

La elección de los envases de alimentos que se van a lanzar al mercado no es fácil. Las industrias deben valorar diversos aspectos antes de decidirse por embalajes hechos de un determinado material, ya que este marcará tanto la  conservación de los productos como su funcionalidad. 

 

Además, hay que tener en cuenta que los  consumidores están cada vez más sensibilizados con la ecología y el reciclaje. Por lo tanto, optar por el cartón es una buena manera de acercarse a ellos. Todos estos factores son los que hacen decidir a los responsables de compras de las empresas por los envases de  cartón para los alimentos que preparan en sus instalaciones.